Mar. Abr 13th, 2021

BRUSELAS (PED) Por Daniel do Campo Spada.– La Comunidad Europea dispuso desde el 1 de enero de 2021 el fin de la obsolescencia programada en los objetos tecnológicos incluyendo el software. La Ley dispuesta con vigencia al comienzo del año indica que todo lo nuevo que se fabrique desde esa fecha debe tener el “derecho a reparar”.Ningún fabricante que quiera comercializar tiene que homologar sus productos con la garantía de la reposición buscando evitar la sobre fabricación que ya tiene consecuencias ambientales ante la cantidad de desechos tecnológicos que se acumulan cada año. Lo que comenzó siendo una estrategia comercial para obligar a la reposición periódica de elementos tecnológicos tiene que llegar a su fin por los daños que provoca.
La escalabilidad debe ser en el hardware (parte física) y en el software (lenguajes de programación). La reparación con reposiciones parciales debe estar en la base de la producción. Hasta ahora se aplicaban algunas de esas dos vertientes para condicionar el reequipamiento forzado.
Como estrategia comercial ahora las empresas dicen que tenían stocks acumulados que necesitan vender para no quebrar. A propósito, en el útimo semestre aumentaron su velocidad y volumen de fabricación para usarlo ahora. El peligro latente es que América Latina y Asia sean víctimas ahora de esa medida perversa de convertir a algo en obsoleto.

Por ped

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *