Lun. Sep 27th, 2021

Por Daniel do Campo Spada
(PED-TV Mundus)

En la mayoría de las ocasiones, cuando hacemos referencia a internet lo imaginamos “arriba”. Por eso se usan expresiones de altura tales como “lo bajé de internet” o “lo subo a internet”. Ese endiosamiento que se trasluce en esa expresión no guarda relación con la infraestructura real de la red ya que casi el 90 a 95 % de la información web viaja “por abajo”. No solo por los cables que atraviesan subterráneamente las veredas urbanas sino que además tenemos los cables inter-oceánicos que se ubican en el fondo de los mares. La nueva gran batalla se da por esas conexiones porque allí se definirá la guerra de la información.Charles Perragin y Guillame publicó en el diario Le Monde Diplomatique (“Cables submarinos, una cuestión de Estados”, n° 265, Julio 2021, Págs 26-28) considera que el 99 % de los datos intercontinentales pasan por los cables submarinos. Dentro de los continentes la cifra desciende porque la red telefónica ocupa un espacio considerable, sobre todo desde la instalación de la fibra óptica (que en algunos países, como es el caso de Argentina) convive además con la televisión por cable.

El trazado original del cableado de internet copia el primitivo que pertenecía a las redes telefónicas intercontinentales que en su momento dominaban los ingleses y que luego de la primera guerra mundial se encargó de ir acaparando. Ese proceso se consolidó tras la segunda guerra mundial cuando Estados Unidos prácticamente quedó como único líder de Occidente ante la victoria pírrica de Gran Bretaña y Francia y la derrota aplastante de Alemania. Desde ese momento Washington tomó un control que jamás soltó. Muy por el contrario consolidó fortaleciendo esos trazados que perduran al día de hoy en lo que ya es una red de datos y no solamente telefónica.
Como la web fue una tecnología desarrollada por el Departamento de la Defensa de EE.UU. para contrarrestar el dominio aéreo que la Unión Soviética (URSS) había logrado durante la guerra fría el nuevo soporte de comunicación es al día de hoy un coto de caza de los estadounidenses. Cuando sufrieron el sospechoso (¿auto-atentado?) a las Torres Gemelas la crisis que desató justificó el instalar en cada nodo un software llamado Depredator que se encargó de controlar como si fueran “chek-points” digitales todo lo que el planeta pública. Incluso muchos países (por no decir casi todos) cedieron su soberanía a la National Security Agency (NSA) para que monitoreen los que les pertenecen a empresas de comunicación de su país.
Las únicas excepciones que no permitieron que la Casa Blanca les pinche los nodos fueron la Federación Rusa, China y la República Islámica de Irán. Los dos primeros forman el BRICS, un conjunto de países que buscaban establecer un nuevo polo en el mundo. La sigla responde a esas dos naciones más Brasil (hoy con un gobierno alineado dócilmente con Washington), la India y Sudáfrica. En otro texto hablaremos del largo proyecto de hacer una internet distinta con otro trazado que se trabaja en ese espacio de poder, donde el que estaría afuera sería el país sudamericano por la política anti-soberanía de Jair Bolsonaro.

Según Edward Snowden, agente arrepentido de la NSA que se encuentra refugiado en Rusia, en el año 2013 Estados Unidos desparramó por la red un virus llamado SEA-ME-WE-4 que toma todo lo que circula en internet y lo lleva al Pentágono. Por eso no de extrañarse que todos los CRM (Customer Relationship Management, que en castellano significa manejo de la relación con el cliente) de los sitios web tengan siempre como principal país visitante a la potencia del norte aunque los contenidos estén en idiomas que nada tengan que ver con el inglés. Los robots literalmente absorben toda la información y la alojan en los propios servidores del FBI. La empresa CISCO admitió para el periódico francés Le Monde Diplomatique que todo lo que aspiran va a distintos servidores estadounidenses.
Snowden en el documental del diario The Guardian advierte que se interceptan todas las comunicaciones oficiales y personales de Jefes de Estado, políticos, dirigentes sociales y gremiales y hasta algunos corporativos para después extorsionarlos en favor de las políticas de la superpotencia. Eso fue lo que asqueó de tal manera a su ética al experto informático que ahora permanece exiliado en algún lugar de Rusia a resguardo de la NSA que lo tuvo en sus filas y ahora lo busca para eliminarlo, como se hace con Julián Assange (creador de Wikileaks) detenido en Londres sin causa alguna.

Que todos los cables pasen en algún punto por un espacio digital estadounidense le abrió la puerta a la Government Communicatios Headquertes (GCHQ) para interceptar las comunicaciones europeas con agencias fantasma como es el caso de la belga Belgacom que presta servicios a los gobiernos europeos al igual que también espió a Orange del servicio de inteligencia de Francia.

China empieza a trazar su propia red.

La República Popular China comenzó a trazar su propia red de conexión. Le llevará varios años poder tener una total asepsia de los estadounidenses pero la filosofía oriental no tiene las urgencias que dispone la filosofía occidental. La punta de lanza es el canal interoceánico que Pekín construye en Nicaragua que romperá el monopolio del de Panamá. Por allí pasará la red troncal que unirá los dos grandes océanos del planeta (Atlántico y Pacífico).
El círculo se completa con las empresas “telefónicas” de origen chino. Los de telefónicas es un eufemismo porque sus instalaciones son transportadoras de datos y no solo de comunicaciones interpersonales. Por eso las empresas China Mobile, China Telecom y China Unicom llevarán adelante una tarea de utilizar su infraestructura como los fierros de una autopista digital alternativa a la de Estados Unidos. Huawei, Tencent y Alibaba tienen una despliegue en un crecimiento exponencial de cara a la implementación del 5G que es la tecnología que terminará dominando el escenario de transmisión de información más allá de las restricciones comercial-políticas (bloqueo) que los occidentales pretenden ponerle para que sobreviva su 4G.

Por ped

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *